Programa de la candidatura a la Junta Directiva de ASTIC

logo.png

Let’s get TICgether!

Introducción y situación actual

La asociación

Transformación Digital

Presupuestos TIC

Diagnóstico

Objetivos estratégicos

Eje asociación

Eje Administración Pública

Eje sociedad

Plan estratégico 2016-2018

Evaluación situacional de las unidades TIC

Evaluación de la situación fuera de las unidades TIC

Evaluación situacional de los socios

Propuesta de acciones derivadas de las evaluaciones

Eje asociación

Eje Administración Pública

Eje sociedad


Introducción y situación actual

La asociación

La Asociación Profesional de Cuerpos Superiores de Sistemas y Tecnologías de la Información de las Administraciones Públicas (ASTIC) cuenta actualmente con cerca de 700 socios que desempeñan su actividad profesional en la Administración General del Estado, Comunidades Autónomas, Entidades Locales, Organismos Públicos Internacionales o en el sector privado en situación de excedencia. Un gran porcentaje de los socios pertenecen a los cuerpos TIC de la AGE o de la Seguridad Social y trabajan en puestos directivos en unidades relacionadas con las TIC, mientras que el resto trabaja en unidades de gestión de diversa tipología como la implantación y/o diseño de políticas públicas o la gestión económico administrativa. Si bien el cuerpo TIC es un cuerpo general que permite ejercer diferentes funciones que pueden ser desarrolladas en distintos departamentos, la formación y experiencia profesional previa a la entrada en el sector público y los puestos de nuevo ingreso asignados al comienzo de la carrera profesional dentro de la Administración, han orientado al cuerpo a la situación en la que se encuentra.

Transformación Digital

La Administración Pública no es ajena a los cambios que se están produciendo en la sociedad en la que vivimos. Cambios que, casi por primera vez en la historia, tienen impacto en casi la  totalidad de los aspectos que determinan nuestra relación con el entorno que nos rodea (relaciones sociales, de producción, de ocio, laborales, …).

Ante dichos cambios, la Administración Pública debe canalizar su actividad a través de la intervención en dos campos diferenciados. Por un lado, ofrecer a la ciudadanía unos servicios públicos que estén alineados con los nuevos usos sociales, tanto en calidad, como en la forma de acceso a los mismos, transparencia en su gestión y participación en el diseño de los mismos y de las políticas públicas que los impulsan. Estamos hablando por tanto de transformar las Administraciones Públicas, proceso de consecución imposible sin el uso intensivo y decidido de las TICs.

Por otro lado, la Administración debe ser un facilitador del proceso de transformación digital de la propia sociedad, apoyando y/o impulsando aquellas áreas donde la iniciativa privada no alcanza, ya sea por la falta de rentabilidad de mercados poco maduros, o por la falta de desarrollo y aplicaciones prácticas de tecnologías aún incipientes.

En este segundo ámbito, actualmente estamos inmersos en una transformación digital de la sociedad y la economía. La Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información (SETSI) tiene el deber de impulsar este cambio, desde una óptica cada vez más transversal. A través del Plan Avanza y la Agenda Digital para España se han llevado a cabo diversos planes y actuaciones orientados a la promover la adopción de tecnología por ciudadanos y a mejorar la competitividad y productividad de las empresas del sector. La creciente digitalización de sociedad y economía requiere ahora un completo plan de transformación digital de nuestro país, y con ese objetivo incluso es razonable plantear que la unidad que debe impulsar esa transformación se sitúe, dentro del organigrama administrativo, en una posición de prevalencia respecto del resto de departamentos ministeriales con el objeto de coordinar e impulsar acciones transversales.

En lo que afecta a la la transformación de la Administración, el Gobierno de España a través de la Comisión para la reforma de las Administraciones Públicas (CORA) ha modificado considerablemente el panorama de gestión de las TIC e impulso de la Administración Electrónica, tomando medidas como el nombramiento de un CIO para la AGE, la creación de un nuevo modelo de gobernanza, las Leyes de Procedimiento Administrativo Común y Régimen Jurídico (Leyes 39-40/2015) y, finalmente, la aprobación en Consejo de Ministros del Plan de Transformación Digital de la Administración General del Estado (AGE) y sus Organismos Públicos. Queda para la reflexión si únicamente las TIC son el ámbito donde aplicar la necesaria política de reestructuración de las competencias de los distintos departamentos ministeriales, o si por el contrario, existen otros ámbitos de actuación en los que, conjuntamente con las TIC, se pueden gestionar de una forma común para toda la AGE.

Para la implantación del Plan de Transformación Digital o Estrategia TIC 2015-20, la Dirección TIC desarrollará las medidas específicas necesarias para la gestión compartida de los servicios que se determinen, y los Ministerios elaborarán y ejecutarán los Planes de Acción Sectoriales para promover la transformación digital en su ámbito de competencia, de acuerdo con las directrices que defina la Dirección TIC. Se facilitará que las CCAA y EELL se incorporen a las medidas propuestas, de forma que adopten planes armonizados con la presente Estrategia TIC. Con tal fin, la Dirección TIC coordinará esta actuación a través del Comité Sectorial de Administración Electrónica. Además, la Estrategia TIC incluye en su anexo de hitos, un calendario detallado para las nueve líneas de acción descritas en el plan con indicadores concretos para su adecuado seguimiento y control.

La financiación y los recursos humanos destinados a la implantación de la estrategia son especialmente relevantes para la asociación ASTIC, por el posible impacto en la carrera profesional de los socios, al ejercicio satisfactorio de sus funciones y a la consecución de los objetivos de la propia estrategia que recoge, entre otros, los siguientes aspectos:

  • La transformación digital de la Administración requiere una adecuada gestión del cambio y, por lo tanto, es necesario contar con un claro liderazgo político.
  • La Estrategia TIC tiene entre sus objetivos principales racionalizar el uso de los recursos públicos que se están utilizando en materia de tecnologías de la información y comunicaciones actualmente dispersos en el conjunto de la Administración, promoviendo el uso agregado de los mismos para la prestación compartida de aquellos que sean comunes a más de un ámbito administrativo, para conseguir de esta forma, mayor calidad en la prestación del servicio y una mayor eficiencia en el gasto público en sistemas comunes, permitiendoliberar capacidad económica y de personal para atender necesidades sectoriales.
  • Por lo que respecta al gasto público necesario para el desarrollo de la Estrategia TIC, el objetivo es abordarla sin incremento de los créditos ya disponibles. Sin embargo es notorio que para acometer las transformaciones planteadas en el presente Plan será preciso adoptar mecanismos de financiación de las inversiones necesarias, mecanismos internos que además permitan reasignar recursos económicos tanto a los servicios compartidos como a los sectoriales. Las transformaciones orientadas al uso compartido de los medios y servicios TIC supondrán la realización de un gasto menor, lo que permitirá abordar, de forma compatible con la coyuntura de estabilidad presupuestaria, los proyectos de transformación que se definan en los Planes de Acción Sectorial en la forma que se determine por los órganos competentes.
  • Es imprescindible diagnosticar la situación de los efectivos TIC de las unidades TIC cuyas funciones se correspondan con servicios compartidos objeto de consolidación y acometer con los órganos con competencias en la materia, en especial la CECIR, una redistribución de los recursos humanos TIC. Estos efectivos podrán dedicarse a reforzar las unidades que se conviertan en proveedoras de dichos servicios compartidos o bien podrán permanecer en sus unidades TIC de origen siempre que se dediquen a prestar otros servicios TIC no consolidados de carácter sectorial, sin olvidar la necesaria, no ya colaboración, si no participación en las unidades de negocio, para proceder a la transformación digital de los procesos, de forma que se pase del actual “hacerlo con las TIC” al “hacerlo en TIC”. Tanto en el diseño de la redistribución y la selección de los efectivos que pasen a prestar los servicios compartidos como en la política de provisión de personal con las capacidades tecnológicas necesarias para garantizar la consecución de los objetivos establecidos participará activamente la Dirección TIC junto a los órganos con competencias en materia de Función Pública y gestión de Recursos Humanos.
  • Además, en la línea recogida en el proyecto de Ley de Régimen Jurídico del sector Público, se evitará la proliferación de centros encargados de la prestación de servicios TIC, promoviéndose la concentración de los efectivos TIC en torno a las unidades TIC más relevantes para incrementar la capacidad global de proveer servicios TIC mediante la eliminación de silos. Esto provocará una reducción del número de unidades TIC y, en consecuencia, de la excesiva atomización de los recursos TIC actuales.

La presencia de los funcionarios de los Cuerpos de Tecnología ha de ir ya más allá de las subdirecciones de tecnología de las subsecretarías. España demanda una completa transformación digital para no perder de nuevo el tren de la modernidad. Solo una presencia  extendida en las distintas unidades administrativas de conocedores del potencial de la tecnología permitirá el diseño de las políticas públicas sectoriales acordes con el reto al que nos enfrentamos.

Presupuestos TIC

El Informe de Presupuestos y ejecución presupuestaria de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones en la Administración General del Estado y Seguridad Social revela datos esperanzadores con una leve mejora en el Capítulo 2. Gastos Corrientes en Bienes y Servicios y un incremento superior en el Capítulo 6. Inversiones reales, quedando congelado el Capítulo 1. Gastos de Personal. No obstante, nos encontramos en cifras muy inferiores a las de años anteriores a la crisis en lo que se refiere al capítulo 6, que alcanzó 928 millones de euros frente a los 473 millones destinados en el año 2015.

Captura de pantalla de 2016-02-12 23:36:44.png

Figura 1. Gráfico evolución Presupuesto TIC 2015 (millones de euros).

Diagnóstico

El escenario en el que se plantea el Plan de Transformación Digital es de gran incertidumbre, ya que nos encontramos inmersos en un proceso de cambio de gobierno en el que pueden surgir amenazas y grandes oportunidades. ASTIC debe aprovechar el momento del cambio para proponer al nuevo gobierno un plan de medidas que favorezca la transformación digital, para lo cual es necesario, como se ha visto con anterioridad, la defensa los intereses de los socios, en particular, de su carrera profesional. La situación de dispersión de los socios con intereses diversos puede suponer una debilidad ante los cambios futuros.

La transformación digital de la Administración requiere un claro liderazgo político en la gestión de las TIC y en las unidades de gestión. Una consolidación y normalización TIC que no va acompañada de una normalización de las unidades y funciones susceptibles de agregarse y uniformizarse no tiene sentido desde el punto de vista de la eficiencia. Para llevar a cabo una transformación digital de la Administración se requiere una estrategia con mayor profundidad que la que tenemos, abarcando todos los procesos con un enfoque global y no limitado a las unidades y al colectivo TIC.

El modelo de gobernanza existente presenta ineficiencias inherentes a la composición de sus órganos de gobierno y al modelo de relación establecido entre los órganos. El Plan de Transformación Digital prevé una reasignación de recursos desde las unidades TIC sectoriales hacia la DTIC en la medida en la que se vayan centralizando servicios compartidos, pero no prevé un proceso de captación de recursos humanos del colectivo TIC hacia las unidades sectoriales para mejorar sus capacidades digitales, aunque sí habla de concentración de recursos en unidades relevantes, tal vez mal denominadas, ya que el origen de los recursos a movilizar podría proveer de “unidades irrelevantes”. Del mismo modo ocurre con la capacidad de contratación, ya que desde la DTIC se evalúa la necesidad de la contratación para llevar a cabo los proyectos, mientras que la responsabilidad final sigue siendo de la unidad sectorial, al no existir relación jerárquica entre la DTIC y las unidades sectoriales.

La estrategia TIC propone un calendario con hitos e indicadores de seguimiento para cada línea de acción a acometer teniendo en cuenta que los Ministerios elaborarán y ejecutarán sus Planes de Acción Sectoriales. Este enfoque se centra en modelar la situación final deseada sin tener en cuenta que existen diferentes puntos de partida en cada Ministerio en el camino hacia la transformación digital. Las diferentes hojas de ruta que habrá que definir en cada plan sectorial podrían requerir recursos humanos o financieros adicionales no previstos inicialmente en la estrategia, todo sin olvidar que dichos Planes de Acción Sectoriales son elaborados en el seno de las distintas Comisiones Ministeriales de Administración Digital (CMAD), donde en la composición del Pleno no suele existir presencia de ningún cargo TIC.

En lo relativo a la financiación y al gasto público necesario para el desarrollo de la Estrategia TIC, según el último informe del sector TIC y de los contenidos en España 2014, el sector aporta a la economía española un total de 42.779 millones de euros; es decir, el 4,4 % del Producto Interior Bruto (PIB) del país. En el marco de de la transformación digital, el estudio presentado por Accenture Strategy en el Foro de Davos “Digital Disruption: the Growth Multiplier” estima que el 19,4% del PIB español está ligado actualmente a entornos digitales. Según el estudio, los modelos de negocio basados en plataformas digitales representan una de las mejores oportunidades para un crecimiento económico derivado de entornos digitales, ya que permiten a las organizaciones crear nuevos mercados y un valor añadido. Por tanto, la importancia creciente de lo digital indica que mantener una política de no incremento del gasto público en las TIC con los presupuestos de tecnologías globales en valores inferiores a los del año 2011 y anteriores, parece cuanto menos incoherente con la búsqueda de eficiencia.

La redistribución de recursos de financiación por la presumible ganancia de eficiencia al consolidar servicios compartidos y la consecuente liberación de recursos de las unidades TIC sectorialesresulta inviable sin una inversión inicial que permita llevar a cabo los proyectos de despliegue de servicios compartidos. Tal vez por esta razón no se hayan conseguido grandes avances en la prestación de servicios compartidos, a la que hay que sumar la utilización de mecanismos de contratación no orientados a proporcionar el servicio demandado por las distintas unidades sectoriales, sino a maximizar la competencia empresarial y sin tener en cuenta, no solo la especial dificultad inherente a los desarrollos de sistemas de información, sino el entorno cambiante e indefinido, que finalmente provoca el desacoplamiento entre la entrada en vigor de la normativa y la disponibilidad de sistemas de información para su correcta gestión.

Objetivos estratégicos

A continuación se enumeran los objetivos troncales de la legislatura que pueden implicar acciones en varias áreas:

Eje asociación

  • Mejorar la cohesión de los cuerpos de tecnologías mediante la participación de los socios en las acciones impulsadas y organizadas por la Junta Directiva.
  • Aumentar la transparencia de la Junta Directiva en sus actividades y decisiones. Aumentando así la participación del socio en las mismas.

Eje Administración Pública

  • Promover y liderar la transformación digital de las Administraciones Públicas.
  • Reforzar el posicionamiento de los profesionales TIC dentro de las Administraciones Públicas y buscar mayor proyección de estos dentro de los órganos de dirección, para que lideren dicha transformación digital.
  • Reivindicar el papel de ASTIC como interlocutor de los profesionales TIC de las Administraciones Públicas en las decisiones estratégicas sobre recursos humanos y en especial de las unidades tecnológicas.

Eje sociedad

  • Impulsar la presencia de empleados TIC en unidades de definición, gestión y ejecución de políticas públicas sectoriales para impulsar la transformación digital de sociedad y de la economía.
  • Conseguir situar a ASTIC como uno de los referentes del proceso de transformación digital de la sociedad y de las Administraciones Públicas.
  • Promover el uso de las TIC para la consecución de una sociedad más justa, cohesionada y libre.

Plan estratégico 2016-2018

Una vez analizada la situación de partida y el diagnóstico de la misma, se propone llevar a cabo las siguientes acciones para la consecución de los objetivos estratégicos.

Evaluación situacional de las unidades TIC

En la primera fase de la legislatura 2016-2018 se llevará a cabo una evaluación de la situación de las unidades involucradas en los procesos de transformación digital, entre las que se encuentran la SETSI y las unidades TIC de los Ministerios y organismos singulares como la DTIC, la Agencia Tributaria, la Seguridad Social o la Intervención General del Estado. Se utilizará la metodología de entrevista personal con los responsables directivos de cada unidad y encuestas a los socios que desempeñen sus funciones en estas unidades. Para la recogida de necesidades particulares de Organismos Autónomos y otros centros directivos independientes de las unidades sectoriales, se contará con la figura del enlace TIC en cada Ministerio que conoce la estructura interna de cada organización y podrá relacionarse directamente con el resto de directivos con responsabilidades en materia TIC garantizando una comunicación fluida.

Se aprovechará este proceso de evaluación para conocer la situación de las TIC en el Ayuntamiento de Madrid y Comunidad Autónoma (ICM+DGSISanitaria). Aunque el proceso de transformación digital en estos casos no se gobierna directamente desde la estrategia TIC, han sufrido cambios recientes importantes que podrían interesar a la asociación ASTIC y sus socios.

Evaluación de la situación fuera de las unidades TIC

La presencia de integrantes de los Cuerpos TIC en unidades ajenas a las Subdirecciones Generales de Tecnología de los distintos ministerios y organismos, es muy inferior a la que corresponde a un cuerpo generalista, que además es palanca de cambio indispensable en la transformación digital de las AAPP.Por tanto, esta situación resta capacidad de influencia en los ámbitos de decisión a los Cuerpos Tecnológicos y disminuye su contribución a la promoción del interés general.

La transformación digital de la sociedad y la economía presenta una oportunidad para revertir esta situación. Desde la Asociación no se han realizado los suficientes análisis sobre de la presencia de los TIC fuera de las unidades TIC y la promoción de la extensión de la misma. Por ello, en este nuevo periodo, necesitamos también metodologías para evaluar nuestra presencia fuera de las unidades TIC y apostar por  la apertura  de nuevas vías profesionales a los asociados.

Evaluación situacional de los socios

En la primera fase de la legislatura 2016-2018 se llevará a cabo un estudio de la situación de los socios, actualizando la base de datos gestionada por ASTIC con los puestos que ocupan, competencias relacionadas o no con las TIC, intereses de carrera profesional, y expectativas que tienen de la asociación y sus actividades habituales. Se utilizará la metodología de encuesta a través de los medios electrónicos a disposición de la asociación y se pondrá el foco en recoger la opinión sobre la reasignación de efectivos que propone la estrategia TIC y de la carrera de los socios más allá de las TIC.

Propuesta de acciones derivadas de las evaluaciones

A partir de los resultados obtenidos en las evaluaciones anteriores, alineando los intereses de los socios con las necesidades de la Administración y de la Sociedad en el marco de la transformación digital se llevarán a cabo las siguientes acciones.

Eje asociación

  • Organización de acciones formativas, de coaching y de networking, para potenciar el desarrollo de habilidades profesionales y mejorar la cohesión de los cuerpos TIC.
  • Potenciar los canales de comunicación de la asociación y establecer la figura de enlace en cada gran centro directivo de la Administración Pública, de forma que se facilite la evaluación de las necesidades de los socios.
  • Desde la necesaria e indispensable independencia de la asociación y de sus miembros, facilitar la actualización tecnológica de los socios a través de la colaboración con organismos públicos o entidades privadas.
  • Promover la participación de los socios en cualquiera de las áreas de trabajo que se establezcan o que los mismos socios promuevan, así como ofrecer consultar aquellas decisiones de carácter estratégico que se vayan a tomar.
  • Conocer el funcionamiento de otras asociaciones de otros cuerpos de la Administración Pública, para aplicar sus mejores prácticas.
  • Analizar el impacto de futuras acciones a llevar a cabo y de las que ya asume la Junta Directiva por herencia de etapas anteriores.

Eje Administración Pública

  • Elaborar un documento de estrategia digital para las Administración Públicas, que incluirá el necesario impulso y/o redefinición del modelo de gobernanza de las TIC, así como los instrumentos necesarios de reforma y/o adaptación.
  • Colaboración con la Dirección General de la Función Pública en la revisión de la carrera profesional del personal TIC, de la oferta de empleo público y del actual proceso de selección, impulsando la presencia TIC en unidades no TIC, incluyendo puestos de nuevo ingreso.
  • Colaboración con la Intervención General de la Administración del Estado para analizar el modelo de asistencias técnicas en las recepciones y proponer mejoras.
  • Elaborar un informe de la situación de la contratación TIC actual y proponer mejoras alineadas con el objetivo de conseguir sistemas de información orientados a la funcionalidad.

Eje sociedad

  • Impulsar, desarrollar y apoyar la cultura de la transparencia de los poderes públicos, colaborando en la inclusión en nuestro marco legal de aspectos no incorporados como el registro de lobbies o la protección de whistleblowers.
  • Fomentar la reutilización en el sector civil de herramientas TIC desarrolladas para el uso de las Administraciones Públicas, en especial en cuanto a los mecanismos de identificación y firma.
  • Promover la presencia del mensaje de ASTIC en los medios de comunicación y en especial los generalistas.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.